8 abr. 2005

El Ordenador se Apaga Solo.

El PC se apaga solo o bien se bloquea completamente (pulsando la tecla Bloq Num no responde la luz Num Lock del teclado) de forma inesperada. Quien ha pasado por esta situación con su ordenador sabe que es lo más desesperante, porque no sabes qué es lo pasa. No me estoy refiriendo al típico pantallazo azul. Me estoy refiriendo a que el ordenador se bloquea, se apaga y/o se reinicia él solito, como si alguna mano mágica hubiera pulsado el interruptor o el botón Reset.

Yo pasé por una situación así durante una semana, entre el 1 y el 7 de abril de 2005. Antes ya había sufrido algunos reseteos inesperados, pero de forma bastante esporádica. Un ordenador siempre está expuesto a reseteos por errores de software. Fundamentalmente por conflictos de memoria entre los programas y/o los drivers. Pero el viernes 1 de abril empecé a ver una película. En la primera media hora sufrí cinco reseteos. Entre cada uno de los tres últimos no transcurrieron ni cinco minutos. Eso ya no era normal, aunque estemos hablando de Windows.

Desde ese día continué sufriendo reseteos. Estos no sucedían siguiendo algún patrón especial. Unas veces se me reseteaba utilizando simplemente el explorer, otras viendo un archivo de vídeo, otras escuchando un MP3. Al no seguir pauta alguna era imposible tener la más mínima idea de qué era lo que causaba el problema. Si alguna vez te ves en esta desagradable situación te aconsejo humildemente que sigas, más o menos, los pasos que seguí yo.

Lo primero es descartar el error de software. Aquí hay que ser radical, así que me hice copias de seguridad en DVD de todos mis archivos personales y reinstalé Windows XP partiendo desde cero. Por cierto que con el rapidísimo método Álvarez tardé solamente 13 minutos en reparticionar, reformatear (70 gigas) y reinstalar todo Windows XP Pro. Y sin pulsar ni una tecla en todo el proceso. ¿Alguien puede mejorar este método?

Apagado producido por BlasterEs muy importante que el módem permanezca apagado mientras se hace la reinstalación. Cuando acabe, lo primero que tenemos que hacer es instalar el antivirus y el cortafuegos. Así nos evitamos la entrada de gusanos y virus tipo Blaster, que pueden producir el apagado automático del ordenador. Aunque aún no conozco ningún virus capaz de provocar el reseteo instantáneo sin que Windows emita algún mensaje de error antes o después.

Inmediatamente conecté con Windows Update e instalé el SP2 y todas las actualizaciones disponibles de seguridad. Instalé los últimos drivers de todos los componentes: chipset VIA, tarjeta de sonido integrada, USB 2.0, tarjeta gráfica GeForce4 MX 440 y tarjeta sintonizadora PCTV. Tras esto tenía un sistema limpio y actualizado 100%, pero los reseteos seguían sucediendo. Como estamos hablando de un ordenador que llevaba funcionando más de un año con el mismo hardware, era de suponer que no había ningún conflicto.

Por tanto, desgraciadamente, nada más empezar descarté que fuera un fallo de software. Tenía un fallo hardware. Algún dispositivo fallaba tan estrepitosamente que provocaba el reseteo del ordenador. Esto suele suceder por un problema físico. Es decir, no se trata de que un dispositivo funcione mal. Se trata de que realmente falla la conexión entre el ordenador y el dispositivo, razón por la cual el fallo es tan grave que el ordenador se reinicia.

La principal razón de un reseteo es que la CPU haya superado la temperatura máxima. O bien que la velocidad de giro del ventilador de la CPU haya bajado por debajo del mínimo. Este máximo y este mínimo están en la configuración de la BIOS (opción "PC Health"). Cuando sufría los reseteos entraba inmediatamente en la BIOS y comprobaba que la tª era la normal (42ºC en un AMD Athlon XP 2200) y la velocidad de giro era la normal (unas 4000 rpm). Pero para descartar totalmente esta posibilidad, deshabilité estas dos opciones de reseteo automático. Pero los reseteos seguían produciéndose.

Ahora tenía que encontrar cuál era el dispositivo que fallaba. Me establecí un orden basándome en la importancia del dispositivo. Por ejemplo, un fallo de memoria es tan grave que como mínimo te bloquea el ordenador. En cambio un fallo del disco duro puede provocar un bloqueo del programa que lo maneja, pero raramente un bloqueo físico del ordenador, y menos áun un reseteo.

Lo suyo era comprobar primero el procesador y la placa base, pero me lo dejé para el final por la obvia razón de que son los dispositivos más difíciles de cambiar. Así que procedí con mis comprobaciones de la siguiente forma:

  1. Comprobar la memoria a nivel de hardware: Tengo dos módulos de memoria DDR400. Así que lo primero que hice fue quitar uno. Se seguía reseteando. Lo volví a poner, quité el otro y se seguía reseteando. Para descartar que los dos módulos se hubieran estropeado a la vez (muy improbable) los quité con Windows en marcha. Muy radical, pero me permitió comprobar que el ordenador no se resetea cuando la memoria falla totalmente, sino que "sólo" se bloquea. ¿Qué fallo más gordo puede tener la memoria que ser desconectada en caliente?

  2. Comprobar la memoria a nivel de software. Para eso recomiendo Windows Memory Diagnostic de Microsoft. Esta fantástica y desconocida utilidad crea un disquete o un CD-ROM de arranque (recomiendo disquete) que efectua varios test de lectura y escritura en la memoria RAM. Como lo hace sin haber cargado ningún sistema operativo se puede asegurar que si los test son exitosos significa que funciona correctamente la memoria. En mi caso fueron exitosos y el fallo de memoria quedó descartado.

  3. Comprobar los periféricos:
    • Cambié la tarjeta gráfica por una que me dejó un amigo (gracias, Juan Antonio). Se seguía reseteando.
    • Desconecté la PCTV y desinstalé su driver. Más reseteos.
    • Desconecté el DVD y la disquetera. Reseteos.
    • Desconecté y apagué el cable módem y desinstalé su driver. Reseteo.

Como el ordenador sin disco duro no puede arrancar en su plenitud de dispositivos, ya sólo me quedaba que el fallo fuera en la placa base o en el microprocesador. Cambiar estos componentes es difícil. ¿De dónde sacas a quien te deje un procesador o placa con lo que supone desmontarlos? Entonces pensé en la fuente de alimentación.

La había descartado al principio porque supuse que si la la fuente fallaba se apagaría el ordenador, pero no se resetearía. ¿Pero cómo estar seguro? Pues una vez más con el método chapucero español. Con el ordenador en marcha lo desenchufé y volví a enchufar lo más rápido que pude. Para mi sorpresa, si el corte de energía era lo bastante breve se producía un reseteo y no un apagado. Así que podía ser la fuente la causante de todo.

Hacía un tiempo que me había dado cuenta de que el ventilador de la fuente giraba muy despacio y ésta se calentaba. Pero me parecía que no se calentaba demasiado, así que no le di importancia. Pero el ventilador ya se estaba empezando a bloquear del todo y la fuente empezaba a despedir cierto olor a cable recalentado.

Por consiguiente decidí comprar otra nueva, aun sin estar seguro de que eso fuera a solucionar el problema de mis reseteos. ¡Pero sí que se solucionaron! Y pude comprobar lo fría que está una fuente cuando su ventilador funciona bien. Todos aquellos que tenéis fuentes que emiten mucho ruido, tened cuidado. El ruido de un ventilador es el estado previo a su bloqueo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario